Buenas noches!!!! Ya sabéis que lo prometido es deuda y como os dije en el post anterior, os traigo aquí la tercera parte de mi experiencia cuidando a Lalo -la última tanda de tres días- y sin más que adelantaros, me pongo con ello 😉

Jueves 08/09: Según escucharon mis oídos ayer, hoy es el último día que el calor va a hacer la vida imposible; así que -espero- hoy será el último día que me voy a levantar sudando la maldita gota gorda. Nada más levantarme, me he duchado con agua hiper-mega-fría, preparé un desayuno rápido y me fui a darle su desayuno a Lalo; mientras él comía, yo regaba las plantas y preparaba las cosas para irnos a dar nuestro paseo de buenos días al parque… por muy raro que parezca, hoy el calor se me ha hecho algo llevadero y no lo he pasado tan mal como hace unos días, así que el paseo ha sido muy tranquilizante; cuando subimos, me he puesto a hacerle fotos y vídeos -éstos últimos en cámara lenta- para añadirlos a mi pequeña colección especial sobre Lalo 😍😍😍😍 y así, hacerle saber a su dueño que su pequeño Beagle está bien; tras pasar unas horas, regresé a casa para comer y dedicarme a mis asuntos personales hasta bien caída la noche, que me iba con mi hermano a sacar a mi perro para que hiciera sus cosas básicas y después volvía para darle su cena a mi amiguito y dar nuestro paseo de buenas noches… que, a comparación de ayer y antes de ayer, corría mucho fresquito y daba gustazo salir a la calle -creo que hasta Lalo disfrutaba del aire fresco-; en cuanto mi especial cuadrúpedo terminó con sus asuntos caninos, subimos a jugar un ratito y, como siempre, antes de irme, le di su cepillo de dientes acompañado de mi beso de buenas noches que se lo llevaba dando desde que vine a verlo el viernes que mi amigo y su familia se fueron.

 

Viernes 09/09: Se cumple una semana desde que empezó esta gran aventura y la verdad que más contento no puedo estar. Como aún sigo de vacaciones, siempre aprovecho los viernes para limpiar mi casa y tener el fin de semana libre; con lo cual, el tiempo que estoy con Lalo es corto. Eso no quiere decir que no cumpla con mi responsabilidad de desayunarlo y pasearlo; simplemente lo hacemos un poquito más agilizado… excepto el regar las plantas, que me tomo mi tiempo para regarlas, pues una mala jugada y me las podría cargar y es algo que no deseo que pase 🙂 Una vez finalicé mis labores con Lalo, me retiré a mi casa a dedicarme a mis asuntos caseros para tener el fin de semana libre… como sé que Lalo tiene otras niñeras, no me preocupo porque vaya a estar solo, porque tiene buena compañía 😀 Al caer la noche, después de pasear a mi perro, me volví a ver con mi amigo cuadrúpedo para pasar un rato juntos, mientras cenaba, yo dejaba todo listo para irnos a pasear y disfrutar del aire fresquito que ya empieza a correr -y oye, sí que está fresco-, Lalo y yo nos sentíamos tan a gusto que, al menos yo, todavía no me quería subir porque me sentía tan fresco que me quería quedar un rato más; pero mi estómago me pedía comida y eso me indicaba que ya era hora de terminar el paseo 😥 Entonces nos subimos, me quedé un rato más jugando con él y me despedí con su besito de buenas noches y mordisqueando su cepillo de dientes.

Sábado 10/09: Casi después de un año, mi cuerpo me pide ir al teatro y sí, hoy me voy al teatro… concretamente a La Latina para ver «La Asamblea De Las Mujeres» de Aristófanes, y la verdad me hallo muy expectante de ver con qué me sorprenderá la obra… pero mientras tengo que esperar a que lleguen las 20:00 horas -hora de la función-, me voy a pasar el día con Lalo. No ha habido ni un solo día en que mi chiquitín me haya recibido con ese meneo de cola tan enérgico y con sus lametazos tan amorosos que dan cosquillas y hacen que me derrita 😍😍😍😍 Una vez le he dado su desayuno, lo dejo comer mientras yo riego las plantas y alisto nuestras cosas para irnos a dar nuestro paseo de las mañanas… cuando estábamos en el parque, no sé si sea casualidad o buena suerte, ni Lalo ni los perros que circulaban por ahí montaron jaleo; hasta que apareció el mismo perro -no me preguntéis de qué raza era porque no lo sé, soy muy malo para reconocer razas. Salvo casos excepcionales- del sábado pasado con el que Lalo se puso a ladrar y fue cuando la paz que reinaba en el ambiente se esfumó; afortunadamente actué a tiempo -incluso hablándole en italiano- y conseguí que mi peque se relajara y no pegó ningún ladrido, sólo gruñidos de advertencia. En casa, mientras Lalo se entretenía carcomiendo su hueso de mentira, yo actualizaba mi diario a la vez que me ponía al día con una buena amiga de la escuela de adultos con la que sigo manteniendo contacto y que, como ya sabéis, ha sido madre, de nuevo, a finales de julio. Lo quisiera o no, hablando con ella y escribiendo, el día se me pasó rápido y a las 15:00 me retiré a casa para comer y arreglarme para irme al teatro. Una vez en el teatro, lo único que os voy a decir es que la función ha sido una pasada -no haré review de esto, pues para eso la tenéis que ir a ver. Mañana es la última función!!- y su final, ESPLÉNDIDO. Si alguna vez habéis ido al teatro, sabéis que los móviles o se deben silenciar o apagar… yo decidí ponerlo en modo avión para no tener que apagarlo; cuando llegué a Torrejón, me volví a conectar con el mundo y me di con la sorpresa de que ya le habían dado de cenar a mi chiquitín; aun así, fui para hacerle su visita de buenas noches y pasearlo para que se quede cansadito y duerma bien. Cuando se aburrió de pasear, solito emprendió su camino a casa y yo lo seguí; cuando llegamos, le di su besito de buenas noches y me retiré a casa.

 

Y hasta aquí llega mi última tanda de tres días de esta semana cuidando a Lalo; en el próximo post os contaré mis dos último días de esta asombrosa aventura con mi ya mejor amigo. Sin más que contaros, Lalo y yo nos despedimos de vosotros y…

 

NOS VEMOS EN EL PRÓXIMO POST!!! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.