Mi chiquitín, mi vida de mis amores, luz de mis ojos, fue tan de repente y tan inesperado que nunca pensé que te me ibas a ir tan rápido. Atrás quedarán esos días en los que yo me deshacía en mimos y caricias contigo, cuando regresaba de clases y me sacabas una sonrisa de oreja a oreja tras cruzar la puerta de casa, ya no podré esconderme de nadie con un trozo de carne para que me encuentren… a veces la vida es tan injusta con todos, ojalá tuvieras una segunda oportunidad para poder seguir haciendo de las nuestras, pero si el destino ha dictado que te has tenido que ir, por algo será.

Sólo me queda darte las gracias por haber alegrado mis días y sobretodo por haber alegrado mi vida durante todos estos años, me has hecho la persona más feliz del planeta. Tu partida me deja hundido, triste, vacío y roto… no te imaginas cuánto. De verdad espero que seas feliz en tu viaje hacia las estrellas y muchas gracias por haberme regalado tantos momentos que no voy a olvidar nunca.

Lo siento, no me apetece escribir mucho… así que, por ahora, esta será mi última publicación hasta nuevo aviso.

GRACIAS POR TODO, MI CHUCHI. TE TENDRÉ SIEMPRE EN MI CORAZÓN Y TE VOY A ECHAR MUCHO TE MENOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.